benemerita universidad autonoma de Puebla


DELITOS SEXUALES

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

 

 

 

 

 

 

 

 

 


PROFESOR: LUIS MISAEL FLORES OLMOS

 

 

MATERIA: COMPUTACIÓN

 

 

MATRICULA: 200607267

 

ALUMNO: VELÁZQUEZ HERRERA GERMÁN

03/05/2010

 

 

 


 

Contenido

1.  INTRODUCCIÓN.. 3

2.  DELITOS SEXUALES. 4

2.1. LOS ESPACIOS. 5

2.2. LA VIOLENCIA ERÓTICA A LAS MUJERES. 5

2.3. DELITOS SEXUALES EN PARTICULAR.. 7

2.3.1. ATAQUES AL PUDOR.. 7

2.3.2. ESTUPRO.. 10

2.3.3. VIOLACIÓN.. 12

2.3.4. RAPTO.. 15

2.3.5. HOSTIGAMIENTO Y ACOSO SEXUAL. 16

3.  CONCLUSIÓN.. 17

4.  BIBLIOGRAFÍA.. 18

 

 


 

1.     INTRODUCCIÓN

 

El siguiente proyecto tratara sobre un tema muy común en nuestra sociedad que son “Los Delitos Sexuales’’, en el explicare a que quiere decir delitos sexuales, clasificación, conductas que llevan acometerlos, penalidades, etc.

Explicare cada uno de estos y al final elaborare una grafica para identificar el índice de delitos sexuales que son denunciados dentro de nuestro estado de puebla y al final llegar a una conclusión del porque no siempre en todos los casos se llegan a denunciar este tipo de conductas delictivas.


 

2.     DELITOS SEXUALES

 

Hablamos de delitos sexuales cuando nos ubicamos en el discurso jurídico y la referencia es la norma como pacto social y cultural que constituye a los llamados delitos sexuales es la violencia erótica.

 

Para abordar las causas generadoras de la violencia erótica hay que definirla analizar a los sujetos involucrados en los hechos, su definición esencial, los vínculos que establecen entre ellos y en los ámbitos en que ocurren (espacio social, territorial, normativo). Así, el ámbito de la violencia erótica y de los llamados delitos sexuales es en primer término la sexualidad, y no la drogadicción, la crisis, la desintegración familiar ni el hacinamiento. En todo caso, estos fenómenos inciden sobre hechos cuyas causas están en la sexualidad y son definidas por el poder.

 

La violencia erótica sigue normas generales; no es natural, espontánea ni arbitraria: es histórica y se va dando sólo en ciertas circunstancias e involucra a sujetos específicos. Veamos:

1.      La violencia erótica es un hecho constitutivo de la sexualidad, aunque en el sentido común se considere que es anormal, exterior, disfuncional, y que no es parte de la sexualidad.

 

2.      Es una expresión de poder, de ahí que sea ejercida por quienes tienen poder sobre quienes no lo tienen.

 

3.      Sintetiza varios poderes: el del género dominante en la sociedad conjugado con el que otorga la edad, con el que se deriva de la plenitud integral del sujeto y con el que emana de la autoridad.

 

Dado el predominio patriarcal masculino, son en general hombres quienes ejercen la violencia erótica, y las víctimas son mujeres e infantes de ambos géneros. Por su género y por su edad, mujeres y niños son vulnerables a la violencia erótica, unas y otros están sujetos a opresiones específicas, y su indefensión ante la violencia erótica es parte de esta opresión. Son también sujetos a opresión por edad los ancianos y cualquier menor.

Ambas formas de opresión se caracterizan porque los sujetos oprimidos se relacionan con los opresores desde la inferioridad, en la dependencia vital y bajo su dominio.

 

4. La violencia erótica expresa también el poder sobre el desvalido, es decir, sobre los sujetos inválidos física, intelectual o afectivamente. Los enfermos, los lisiados, los locos, todos los vulnerables, son víctimas de quienes los cuidan, que por ese hecho y por su plenitud adquieren poder sobre ellos. Todo inválido es víctima idónea de la violencia erótica.

 

5. La violencia erótica es la concreción del poder que otorga la autoridad. Son víctimas de ella los sujetos que en estructuras sociales jerárquicas y en instituciones y espacios corporativos y totales ocupan posiciones de subordinación: los presos en las cárceles, los soldados en el Ejército, los policías de bajo rango. Los agresores están entre sus jefes. Y todos ellos, superiores o inferiores, fuera de su corporación son poderosos frente a los simples ciudadanos.

Los cuerpos de coerción se distinguen porque muchos violadores pertenecen a ellos, el Ejército y las distintas policías. Al privilegio genérico se suman el privilegio y la supremacía del poder militar y policíaco sobre los civiles y la sociedad. En una situación de privilegios patriarcales, los hombres con poder de clase, casta o corporación, lo usan como cualquier poderoso: agreden a las mujeres y se apropian eróticamente de ellas.

Los agresores se amparan en los uniformes, las armas, los vehículos y la protección que reciben de las corporaciones, que ocultan el delito y protegen al agresor. La impunidad proviene del carácter mismo de esas corporaciones, cuya definición gira en torno al terror que ejercen.

 

2.1.           LOS ESPACIOS

 

La violencia erótica ocurre en espacios de poder total y en ámbitos sociales autoritarios. Por ello se presenta en la casa. En ésta, la familia o el grupo doméstico son círculos cerrados con un doble sistema normativo: el que los enmarca en el Estado, y el sistema normativo social. Así, más allá de las normas que protegen a los individuos, el mundo doméstico jerarquizado funciona autoritariamente y es idóneo para la indefensión de los menores frente a los adultos y de las mujeres frente a los hombres.

En  ejercicio del poder, lo privado es un espacio de coerción que se halla virtualmente al margen de la ley y se fundamenta en la costumbre: expresa fielmente al poder total.

Entre más antidemocrática es la sociedad más se desarrolla el totalitarismo en el mundo privado. Conforme se democratiza, el mundo privado se abre, deja de ser feudo cerrado del poder del pater, y acepta, como secularización, los derechos de quienes están en condiciones de desigualdad.

El cuartel, la cárcel, el hospital, el manicomio, el asilo, el convento, el hospicio, el internado, la casa y las demás instituciones totales, se basan, en una combinación de normas estatales y normas surgidas del enfrentamiento interno. Se caracterizan por el encierro y el ostracismo (aislamiento, incomunicación, incredibilidad): por ello son espacios adecuados para la violencia erótica.

En circunstancias de violencia como la guerra, el motín o la represión y la tortura, se hace uso privilegiado de la violencia erótica para someter a enemigos y ciudadanos. Es tal el daño que se ocasiona así, que las víctimas pierden su capacidad de defensa: mueren parcialmente y el dominio se totaliza.

En los espacios cerrados el poder de quien lo detenta se encuentra exacerbado y se desarrolla con rasgos agudos de violencia, venganza y daño a quienes están subordinados a él.

Pero la violencia erótica no ocurre sólo en espacios cerrados que contienen a quienes son custodiados sin que la mirada social llegue a ellos. La violencia ocurre en espacios abiertos: en la escuela, en el trabajo, en el mercado, en la calle. Entonces, la diferencia entre unos y otros espacios es de grado. Constatamos que la violencia erótica está en toda la sociedad. Encuentra su causa en la opresión que minoriza a mujeres, niños, ancianos, inválidos, a quienes son vulnerables al daño ejercido desde el poder.

 

2.2.          LA VIOLENCIA ERÓTICA A LAS MUJERES

 

La violencia señorea el trato que la mujer recibe del hombre, quien en el mito la respeta y la protege. La violencia sobre las mujeres es una constante en la sociedad y en las culturas patriarcales. Y lo que es a pesar de ser normada como mala e indebida, a partir del mito dogmático de la “debilidad natural” de las  mujeres y del papel de protección y tutelaje de quienes se atribuyen como cualidades “naturales” de su poder la fuerza y la agresividad.

Las prohibiciones impiden que la violencia caracterice a las relaciones entre hombres y mujeres, y a las instituciones en que éstas ocurren, tales como la conyugalidad, la paternidad  y la familia. Pero la violencia se encuentra también en las relaciones de clase, en las relaciones de los aparatos del Estado con los ciudadanos y con la sociedad civil, en las relaciones normadas por el contrato, y en las organizaciones  sociales y políticas.

Las relaciones entre hombres y mujeres tienen una enorme carga de agresividad que unos y otras expresan de maneras diferentes. Los hombres tienen derecho y permiso de ejercer la violencia contra las mujeres y ellas deben padecerla con obediencia y resignación. Más todavía: la violencia sobre las mujeres ocurre sin que medie relación social previa que no sea la  pertenencia genérica. Así la violencia sobre las mujeres es un presupuesto de la relación genérica patriarcal previa a las relaciones que establecen los particulares.

 

La violencia contra las mujeres es de distinta índole y adquiere diferentes manifestaciones según quien la ejerza, sobre qué mujer lo haga y la circunstancia en que ocurra. Hay la violencia del sojuzgamiento económico, de la imposición de decisiones, del engaño, de la infidelidad, del abandono. La violencia afectiva y corporal abarca gritos, maltratos, golpes, humillación, ultraje erótico, rapto, secuestro, tortura y muerte.

 

En esta variedad de acciones dañinas que son a la vez actos de afirmación patriarcal, clasista, racista, de edad, y de autoridad sobre las mujeres, ocurre la violencia erótica. Esta es la síntesis política de la opresión genérica porque implica erotismo dañino y apropiación. Es un hecho político que sintetiza en acto la cosificación del otro y la realización extrema de la condición masculina patriarcal. Entre las formas de violencia erótica, la violación a las mujeres es el hecho supremo de la cultura patriarcal. Entre las formas de violencia erótica, la violación a las mujeres es el hecho supremo de la cultura patriarcal: es la reiteración de la supremacía masculina y el ejercicio de derecho de posesión y uso de la mujer como objeto del placer y de la afirmación del otro, y en la destrucción de la mujer. La violación es ultraje erótico a las mujeres en su integridad como personas. Es un atentado a la libertad de cada mujer y del género en su conjunto.

La violación es síntesis de la sexualidad dominante en una cultura que expropia, se apodera y conculca a todas las mujeres su cuerpo y sexualidad erótica y procreadora. La violación es el hito de la cotidianidad de la mujer- cuerpo-para-otros.

Causa de la violencia erótica a las mujeres  es su definición como seres humanos a partir de su sexualidad. La sexualidad magnificada y expropiada de las mujeres es causa de que, más allá de su conducta y de su comportamiento, todas las mujeres estén expuestas a ser apropiadas por otros a través de su sexualidad.

Por todo lo anterior, la violación es, de hecho y de manera simbólica, la síntesis del sometimiento patriarcal de la mujer por la vía del cuerpo y del erotismo. A través de un mismo acto-el coito-, se expresan el amor erótico y la agresión erótica a la mujer. La violación ocurre por mediación del coito, porque éste es el espacio privilegiado de la apropiación de la mujer; por eso es magnificado en el amor y en la violencia.

Los llamados delitos sexuales definidos jurídicamente no agotan la violencia erótica a las mujeres. Es violatorio todo acto de irrupción sobre las mujeres, desde el piropo hasta la violación. Porque la apropiación erótica dañina de la mujer como cuerpo para otros, de la mujer hecha cosa, es el núcleo de la violencia erótica.

La mirada y la voz, ciertos gestos, el piropo y casi todas las aproximaciones eróticas a las mujeres incluyendo el manoseo- aún en la calle por desconocidos-, se consideran prácticas y formas de relación positivas en la cultura erótica dominante. Las mujeres deben desearlas y cuando ocurren tienen que valorarlas, pues indica que han logrado la reacción erótica del otro, y esto deben considerarlo objetivo vital. Han sido reconocidas eróticamente por quienes- se considera- que tienen derecho viril de aproximarse a ellas de esa manera. Gracias a esta pedagogía erótica, mujeres y hombres internalizan como algo incuestionable, natural y positivo, el consenso para actuar en los límites imperceptibles entre seducción, conquista y atentado erótico.

La violencia erótica sobre las mujeres no consiste sólo en el sometimiento erótico mediante  la fuerza: se constituye con cualquier hecho que degrade y dañe  el cuerpo y la sexualidad de la víctima, y en un atentado contra su integridad y su libertad.

La violencia erótica está determinada por la opresión genérica a la que están sometidas todas las mujeres por el sólo hecho de ser mujeres. Además, la violación es parte constitutiva de esa opresión. Esto significa que la opresión genérica de todas permite la violación de alguna y, a la inversa, que la violación de algunas mujeres es opresiva para todas.

Se pretende reducir la violencia erótica sin transformar esta cultura ni la sociedad patriarcal, clasista y violenta que la genera, con el incremento de cuerpos represivos y castigos. Como si para eliminar la violencia erótica fuera preciso aumentar la represión y no combatir sus causas. Pero aún cuando la represión aumenta, la violencia erótica s extiende y se agrava, sigue agrediendo y dañando a las mujeres y contribuye a la enajenación social y cultural.

 

2.3.          DELITOS SEXUALES EN PARTICULAR

 

En sentido estricto podíamos definir al delito como una acción u omisión típica, antijurídica, culpable y punible, esto es, un acto u omisión de una conducta que se encuentre tipificada por la ley y que sea contraria a derecho.

Ahora bien, entenderemos al delito sexual como un crimen contra la integridad sexual de otra persona. Los delitos sexuales generalmente están tipificados en los Códigos Penales de los países como crímenes contra la libertad individual, contra la libertad sexual, contra las costumbres. En los Códigos Penales, hay capítulos especiales para tipificar estos grupos de crímenes cuando son cometidos contra menores de edad.

 

Dentro del Código de Defensa Social del Estado Libre y Soberano de Puebla, encontramos dentro del  Libro Segundo, Capítulo Undécimo todo lo referente a Delitos Sexuales y son:

 

·        Ataques al pudor

·        Estupro

·        Violación

·        Rapto

·        Hostigamiento y Acoso sexual

 

Enseguida explicaremos cada uno de estos, su penalidad, etc.

 

2.3.1.   ATAQUES AL PUDOR

 

El Artículo 260 del CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA establece: ‘’Comete el delito de ataques al pudor quien sin el consentimiento de una persona mayor o menor de doce años, o con consentimiento de esta última, ejecutare en ella o le hiciere ejecutar un acto erótico sexual, sin el propósito de llegar a la cópula’’.

 

González de la Vega al referirse a la noción general de este tipo nos dice: en términos esenciales, se entiende por delito de ataques al pudor, cualquiera que sea el sexo de sus protagonistas activos o pasivos, los actos corporales de lubricidad, distintos a la Copula y que no tienden directamente a ella, ejecutados en impúberes o sin consentimiento de personas púberes.

 

De acuerdo a lo anterior se podría definir como: todo acto ilícito cometido por cualquier persona que sin importar su sexo cometiere sin consentimiento de una persona mayor o menor de doce años, o con consentimiento de esta, algún tipo de acto erótico sexual, sin llegar a la copula.

 

2.3.1.1.            LA CONDUCTA Y LA AUSENCIA

 

A.    LA CONDUCTA

 

Es el primer elemento básico del delito, y se define como el comportamiento humano voluntario, positivo o negativo, encaminado a un propósito.

 

a.     Clasificación

 

Es un acto antijurídico de acción porque para su realización se requiere de la participación del agente con movimientos corpóreos o materiales, mediante los cuales ejecute el hecho delictivo.

 

b.     Sujetos

 

1.     SUJETO ACTIVO. Es el individuo ejecutante de la acción criminosa, podrá ser cualquier persona, será quien ejecute el ataque al pudor en el otro individuo o quien lo obligue a ejecutarse.

 

2.     SUJETOPASIVO. Es el titular del bien jurídicamente tutelado, quien sufre el ataque al pudor.

 

c.      Objetos Del Delito

 

1.     OBJETO JURÍDICO. Es el bien jurídica mente tutelado por la norma penal; por consiguiente, nos referimos a la correcta formación sexual.

 

2.     OBJETO MATERIAL. Es el sujeto pasivo, sobre quien se ejecuta la conducta antijurídica.

 

Se presenta como única causa de ausencia de conducta el hipnotismo, es decir, cuando el agente del hecho típico es colocado en un estado de letargo, quedando su voluntad sujeta al albedrio de un tercero, quien le indicara ejecutar el ataque al pudor sobre alguna persona. No olvidando que esta situación debe ser probada científicamente.

 

Consideramos muy difícil la presentación de ataques al pudor por la causa indicada en el párrafo anterior; empero, no destacamos la posibilidad.

 

 

 

2.3.1.2.            TIPICIDAD Y ATIPICIDAD

 

A.    TIPICIDAD

Es la adecuación de la conducta tipo penal; establecido en el artículo 260 CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA.

Para los efectos de este artículo se entiende por acto erótico una serie de tocamientos o caricias que llevaron como finalidad alcanzar placer sexual.

Estese presentara cuando el sujeto activo despliegue una conducta exactamente  igual a la descrita por el legislador en el texto penal.

 

B.     ATIPICIDAD

Por falta de los elementos subjetivos de los injustos legalmente exigidos.- cuando falte el elemento subjetivo plasmado en el texto legal; “sin el consentimiento de una persona” por lo cual, si la otra persona ha otorgado el mismo, no habrá delito.

 

2.3.1.3.            CULPABILIDAD E INCULPABILIDAD

 

A.    CULPABILIDAD

El ilícito de ataques al pudor es doloso, debido que para su ejecución requiere de la plena voluntad del agente.

 

B.     INCULPABILIDAD

 

A)    EL ERROR.- es cuando humanamente es posible evitar el hecho, por la falsa concepción de la realidad que se tiene cuando éste, por lo cual no se puede prever el resultado antijurídico.

 

B)    TEMOR FUNDADO.- se presentara cuando el agente actué bajo circunstancias objetivas que le puedan ocasionar algún daño.

 

Por ejemplo, cuando una novatada, el nuevo integrante sufre un ataque al pudor de  sus compañeros, pero uno de ellos, sabe que de no hacerlo, corre el riesgo de sufrir graves daños, es decir, esta ya tiene el conocimiento objetivo del peligro que corre, necesariamente porque ya ocurrió en alguna ocasión. Situación por la cual actúa contra su voluntad.

 

2.3.1.4.            PUNIBILIDAD

 

La encontramos en el articulo 261 CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA que dice: “Al responsable de un delito de ataques al pudor se le impondrán:

I.- Prisión de un mes a un año y multa de dos a veinte días de salario, si el sujeto pasivo es mayor de doce años y el delito se cometió sin su consentimiento.

II.- Si el sujeto pasivo del delito fuere persona menor de doce años, estuviere privada de razón o de sentido, no tuviere la capacidad de comprender el significado del hecho o que por enfermedad o cualquier otra causa no pudiere oponer resistencia, se presumirá la violencia y la sanción será de uno a cinco años de prisión y multa de veinte a doscientos días de salario, se haya ejecutado el delito con o sin su consentimiento, debiéndose aumentar hasta en otro tanto igual las sanciones, si el delito fuere cometido con intervención de dos o más personas, y

III.- Cuando el sujeto pasivo sea mayor de doce años y el delito se ejecute con violencia física o moral, se impondrán al responsable de seis meses a cuatro años de prisión y multa de diez a cien días de salario, sanciones que se aumentarán hasta en otro tanto igual, si el delito fuere cometido con intervención de dos o más personas.”

 

Éste delito se perseguirá únicamente a petición de parte, salvo que el sujeto pasivo estuviere en alguno de los supuestos previstos en la fracción II del artículo 216, en cuyo caso se perseguirá de oficio, de acuerdo  a lo establecido por el artículo 263 CDSPE.

 

 

2.3.2.   ESTUPRO

 

Definición: la copula con persona de doce años y menor de dieciocho, empleando la seducción o el engaño para alcanzar su consentimiento.

 

2.3.2.1.            LA CONDUCTA

 

A.    LA CONDUCTA

La conducta, como todos lo sabemos, es el comportamiento humano voluntario, positivo o negativo, encaminado a un propósito.

 

a.     Clasificación

En el estupro, la conducta será de acción, debido a la realización de movimientos corpóreos o materiales que necesita desarrollarse en acto ilícito. El agente debe llegar al coito, obteniendo con engaño o seducción del sujeto pasivo, quien deberá ser mayor de dieciocho años y menor de doce.

 

b.     Sujetos

 

1.                SUJETO ACTIVO. Es el individuo que ejecuta el hecho delictivo, en este caso podrá sr cualquier persona.

 

2.                SUJETO PASIVO. Es el titular del bien jurídicamente tutelado, es decir, será aquel sujeto menor de dieciocho años y mayor de doce años, mujer.

 

c.      Objetos Del Delito

 

1.                OBJETO JURIDICO. El objeto jurídico del delito es el bien jurídicamente tutelado, es decir, es el normal desarrollo psicosexual de la víctima o seguridad sexual de esta.

 

2.                 OBJETO MATERIAL. Será el sujeto sobre quien directamente recae  el resultado del estupro.

 

 

2.3.2.2.            TIPICIDAD Y ATIPICIDAD

 

A.    TIPO PENAL

 

El tipo penal es la descripción legislativa de la conducta ilícita. En el tipo en análisis lo encontramos en el artículo 264 del CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA.

 

B.     TIPICIDAD

 

Este se presentara cuando el agente despliegue la conducta plasmada en el texto legal.

 

C.     ATIPICIDAD

 

Es la falta de adecuación de la conducta al tipo penal. Se producirá en los siguientes casos:

 

1.     Por falta de calidad exigida en cuanto al sujeto pasivo. La conducta no será típica si el sujeto pasivo es mayor de dieciocho años o menor de doce.

2.     Por falta de los elementos subjetivos del injusto legalmente exigidos. El tipo penal establece la necesidad de obtener el consentimiento por medio de la seducción o el engaño, por lo cual si no se presenta cualquiera de estos medios comisivos no se configurará el delito.

 

2.3.2.3.            TIPOS COMPLEMENTADOS CIRCUNSTANCIADOS Y SUBORDINADOS

 

Es toda acción que implique el uso de la fuerza, la coerción, el chantaje, el soborno, la intimidación o la amenaza, para hacer que otra persona lleve a cabo un acto sexual u otras acciones sexuales no deseadas. Por ejemplo: cuando una persona es obligada a mantener relaciones sexuales cuando no quiere, a hacer diferentes cosas durante el acto sexual que no le gustan pero la obligan, la violación sexual, comentarios y gestos sexuales no deseados, burlas acerca de la pareja, agresiones sexuales como armas u otros objetos, etc.

 

2.3.2.4.            CULPABILIDAD E INCULPABILIDAD

 

A.    CULPABILIDAD

 

La culpabilidad es el nexo intelectual y emocional que une al sujeto con el acto.

 

Dolo. Es doloso, porque eminentemente dentro de los requisitos del tipo, se encuentra la obtención del consentimiento  a base del engaño o de la seducción, por lo cual, podemos entender que el agente tiene toda la voluntad plena de llegar al coito con la persona menor de dieciocho años pero mayor de doce.

 

El jurista González Blanco opina: “El estupro es un delito doloso. El dolo consiste aquí en querer la conducta, con consentimiento  de que se realiza   con mujer casta y honesta, menor de dieciocho años”.

La maniobra dolosa del sujeto activo, consiste en lograr el consentimiento para realizar la copula por parte de la ofendida, empleando la seducción o el engaño.

 

B.     INCULPABILIDAD

 

Es el aspecto negativo de la culpabilidad, considerando como la falta de nexo intelectual y emocional que una al sujeto con el acto.

 

El temor fundado en el estupro se presenta cuando el agente del delito tiene un miedo objetivo de ser muerto si no se da el delito.

 

2.3.2.5.            PUNIBILIDAD Y EXCUSAS ABSOLUTORIAS

 

La punibilidad es el merecimiento de las penas, en el estupro se encuentra plasmada en el artículo 264 del CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA, donde  se aplicara al agente de dos a ocho años y multa de cien a trescientos cincuenta días de salario.

Cuando la persona estuprada fuere menor de quince años de edad se presumirá la seducción o el engaño

No se procederá contra el estuprador, sino por queja del ofendido, de sus padres o a falta de éstos, de sus representantes.

 

2.3.3.   VIOLACIÓN

 

DEFINICION. Al que por medio de violencia física o moral tuviere copula con una persona cualquiera que fuere se sexo.

 

2.3.3.1.            LA CONDUCTA Y LA AUSENCIA

 

A.    LA CONDUCTA

 

Es el primer elemento básico del delito, y se define como el comportamiento humano voluntario, positivo o negativo, encaminado a un propósito.

 

a.     Clasificación

 

Es un acto antijurídico de acción porque el agente efectúa conductas exteriores encaminadas a la producción de un resultado, modificando al mundo exterior, al violentar a una persona su libertad sexual, obligándola a realizar el coito

 

El jurisconsulto Porte Petit, indica: “Dada la naturaleza del núcleo del tipo, o sea, la copula, puede cometerse la violación por un hacer. Es imposible una realización omisiva, pues no se lleva a cabo la copula no haciéndolo”.

 

b.     Sujetos

 

1.                SUJETO ACTIVO. Es el individuo ejecutante de la acción criminosa, es decir, quien con violencia física o moral, efectúa el coito con otra persona.

 

2.                SUJETO PASIVO. Es el titular del bien jurídicamente tutelado, quien sufre el ataque, con violencia física o moral, puede ser hombre o mujer.

 

c.      Objetos Del Delito

 

1.                OBJETO JURIDICO. Es el bien jurídicamente tutela do por la norma penal, es decir, la libertad sexual de todo individuo de realizar relaciones sexuales con el sujeto que quiera.

 

2.                OBJETO MATERIAL. Es el sujeto pasivo, ya que en su cuerpo se realiza el fin del delito, o sea, el coito por medio de la violencia física como moral.

 

2.3.3.2.            TIPICIDAD Y ATIPICIDAD

 

El tipo penal está establecido en el art. 267 CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA. Para los efectos de este artículo se entiende por copula, la introducción del miembro viril en el cuerpo de la victima por vía vaginal, anal u oral, independiente de su sexo.

 

A.    TIPICIDAD

Está se presentara cuando el sujeto activo por medio de la violencia física o moral realice copula con persona de cualquier sexo; o cuando introduzca por vía anal o vaginal cualquier objeto distinto al miembro viril, por medio de la violencia física o moral, sea cual fuere su sexo del ofendido (VIOLACIÓN EQUIPARADA).

 

B.     ATIPICIDAD

 

1.                Al no realizarse el hecho por los medios comisivos específicamente señalados por la ley.

2.                Si faltan los elementos subjetivos del injusto legalmente exigidos. Cuando se realice el ilícito supuestamente por violencia moral, pero en realidad no haya concurrido en su ejecución de la misma.

 

2.3.3.3.            CULPABILIDAD E INCULPABILIDAD

 

A.    CULPABILIDAD

El ilícito de violación es doloso, debido que para su ejecución requiere de la plena voluntad del agente; por consiguiente, no cabe la realización culposa, porque el sujeto activo coacciona a la víctima, utilizando la violencia física o moral para lograr su fin funesto.

En este tipo de delito no se presenta la figura de la inculpabilidad.

2.3.3.4.            PUNIBILIDAD

 

El artículo 267 del CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA establece que se le aplicarán de seis a veinte años de prisión y multa de cincuenta a quinientos días de salario al que por medio de la violencia física o moral tuviere cópula con una persona sea cual fuere su sexo.

 

2.3.3.5.            INFORMACION EXTRA

 

Cuando el sujeto pasivo sea menor de dieciocho años de edad, se duplicará la sanción establecida en el párrafo anterior.

 

En el caso previsto por la fracción VII del artículo 269 del CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA sólo se procederá contra el responsable por querella de parte ofendida.

 

Cuando la violación o su equiparable fuere cometida con intervención de dos o más personas, a todas ellas se impondrán de ocho a treinta años de prisión y multa de ciento veinte a mil doscientos días de salario.

 

Además de las sanciones que señalan los artículos que anteceden, se impondrán de uno a seis años de prisión, cuando el delito de violación o su equiparable fueren cometidos:

 

I.- Por un ascendiente contra su descendiente o por éste contra aquél;

II.- Por el tutor o tutora contra su pupilo o pupila;

III.- Por el pupilo o pupila contra su tutora o tutor;

IV.- Por el padrastro o madrastra contra su hijastro o hijastra;

V.- Por el hijastro o hijastra contra su padrastro o madrastra;

VI.- Por un hermano o hermana contra su hermana o hermano; y

VII.- Por un cónyuge contra el otro o entre quienes vivan en la situación prevista por el artículo 297 del Código Civil del Estado.

 

Para los efectos de las fracciones IV y V anteriores, se entiende por "hijastro" o "hijastra" a los hijos de uno de los cónyuges o de quien viva en la situación prevista en el artículo 297 del Código Civil, respecto del otro cónyuge o persona con la que se guarda aquella situación.

 

Al culpable de violación que se encuentre en ejercicio de la patria potestad o de la tutela del ofendido, se le condenará, según se trate, a la pérdida de aquélla o a la remoción del cargo y en ambos casos a la pérdida del derecho a heredarle.

 

Cuando el delito de violación sea cometido por quien desempeñe un cargo o empleo público o ejerza una profesión, utilizando los medios o circunstancias que ellos le proporcionen, además de la sanción que le corresponda por aquel delito, será destituido definitivamente del cargo o empleo o suspendido por cinco años en el ejercicio de dicha profesión.

 

 

 

Se equipara a la violación:

 

I.- La cópula con persona privada de razón o de sentido, o que por enfermedad o cualquier otra causa, no pudiera resistir;

 

II.- La cópula con persona menor de doce años de edad; y

 

III.- La introducción en una persona, por vía anal o vaginal, de cualquier objeto distinto al miembro viril, usando violencia física o moral.

En los casos previstos en las fracciones I y II, se impondrá al autor del delito, de ocho a cuarenta años de prisión y multa de ciento veinte a mil doscientos días de salario. En el caso de la fracción III la sanción será la establecida en el artículo 267.

 

La reparación del daño en los casos de estupro, violación o rapto comprenderá además, el pago de alimentos a la ofendida y a los hijos, si los hubiere, de acuerdo con lo dispuesto por las leyes civiles.

2.3.4.   RAPTO

 

Al que se apodere de una mujer por medio de la violencia física o moral, de la seducción o del engaño, para satisfacer algún deseo erótico sexual o para casarse, será sancionado con prisión de seis meses a cinco años y multa de tres a treinta días de salario; pero si la ofendida fuera mayor de dieciocho años, el rapto sólo se sancionará cuando se cometa por medio de la violencia física o moral.

 

Por el solo hecho de no haber cumplido catorce años la mujer raptada que voluntariamente siga a su raptor, se presume que éste empleó la seducción.

 

Se extinguirá la acción persecutoria, cuando el raptor se case con la mujer ofendida, salvo que el matrimonio se disuelva por ser nulo de manera absoluta.

 

No se procederá contra el raptor, sino por queja de la mujer ofendida; pero si fuere menor de edad, por queja de quien ejerza la patria potestad o la tutela, o en su defecto, de la misma menor.

 

Cuando el rapto vaya acompañado de otro delito perseguible de oficio, sí se procederá contra el raptor, por este último, aunque no haya queja de la ofendida.

 

 

 

 

 

 

2.3.5.   HOSTIGAMIENTO Y ACOSO SEXUAL

 

Comete el delito de hostigamiento sexual quien, valiéndose de una posición jerárquica derivada de la relación laboral, docente, doméstica o cualquiera otra que genere subordinación, asedie a otra persona, emitiéndole propuestas, utilice lenguaje lascivo con este fin o le solicite ejecutar cualquier acto de naturaleza sexual

Comete el delito de acoso sexual quien con respecto a una persona con la que no exista relación de subordinación, lleve a cabo conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad que la pongan en riesgo o la dejen en estado de indefensión.

 

Al responsable del delito de hostigamiento sexual se le impondrán de seis meses a dos años de prisión y multa de cincuenta a trescientos días de salario y será punible cuando se ocasione un daño o perjuicio en la posición laboral, docente, doméstica o de cualquier naturaleza que se derive de la subordinación de la persona agredida.

Al responsable del delito de acoso sexual se le impondrá multa de cincuenta a trescientos días de salario.

 

Si la persona que comete estos delitos fuere servidor público y utilizase los medios o circunstancias que su función le proporciona para  ejecutar el hostigamiento o el acoso sexual, además se le sancionará con la destitución e inhabilitación de seis meses a dos años para desempeñar cualquier empleo, cargo o comisión públicos.

 

Si el sujeto pasivo del delito de hostigamiento sexual es menor de dieciocho años de edad, o estuviere privado de razón o de sentido, no tuviere la capacidad de comprender el significado del hecho o que por enfermedad o cualquier otra causa no pudiere oponer resistencia a los actos que lo constituyen, se le impondrá al responsable de tres a cinco años de prisión y multa de cien a quinientos días de salario.

 

Si el sujeto pasivo del delito de acoso sexual es menor de dieciocho años de edad, o estuviere privado de razón o de sentido, no tuviere la capacidad de comprender el significado del hecho o que por enfermedad o cualquier otra causa no pudiere oponer resistencia a los actos que lo constituyen, se le impondrá al responsable multa de cien a quinientos días de salario.

 

En los supuestos a que se refiere el artículo anterior, los delitos se perseguirán de oficio. En los demás casos se procederá contra el responsable a petición de parte ofendida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3.     CONCLUSIÓN

 

De los resultados que pueden producirse como consecuencia de los delitos de sexuales, no cabe duda, que la muerte es el más grave e irreparable. Consciente de esto y presionado además por circunstancias del momento, es que el legislador creó en los Códigos de defensa social, con el objeto de sancionar con la máxima severidad a quien con motivo u ocasión de uno de estos delitos causare, además, la muerte de la víctima.

 

Coincidimos plenamente en la necesidad de un castigo severo para quienes cometan dicho delito, pero encontramos, sin embargo, no fue la solución más acertada, ya que a nuestro juicio es una norma que tiene varios defectos.

 

Esta investigación,  se expresa como una herramienta completa y única en su tipo hasta la fecha en México que pretende ser una respuesta al grave problema de la información que las instituciones de seguridad pública tienen actualmente y que se sucede como una de las fuentes principales del desperdicio irracional de recursos tanto humanos como económicos en el combate a la delincuencia, de la ausencia de políticas, planes y programas realmente capaces de incidir en la contención y luego reducción de las tasas de criminalidad a las que la ciudadanía mexicana se ha visto expuesta con cada vez mayor frecuencia, y no solo, lo cual es más preocupante, violencia.

 

En suma, en una sociedad donde lo que predomina es la información y ésta se considera ya como el instrumento esencial de poder para lograr el cambio, es necesario que las organizaciones hagan un uso racional de ella para conseguir con mejor certeza sus objetivos.

 

Para lo que se refiere a la procuración, la administración de justicia y el sistema de seguridad pública en general, es necesario construir los mecanismos legales, tecnológico y de capacitación necesarios para lograr un sistema de información confiable y adaptado a las necesidades de cada organización sin perder de vista la interacción y la coordinación necesarias  para actuar en pro del establecimiento de un estado de derecho que en verdad sea justo y equilibrado.

 

Si se quiere evitar el crecimiento de la descomposición social y de la violencia, todas las organizaciones gubernamentales, no sólo las encargadas de la seguridad pública y la procuración y administración de justicia, deben someterse a un riguroso auto análisis donde su principal capital consiste en el personal que las integra y en la información que sean capaces de procesar para definir con mayor certeza los caminos a seguir en la recuperación de la estabilidad y la paz sociales y este documento es sólo un ejemplo de lo que toda organización gubernamental debe hacer para lograr una mejora en la calidad de sus servicios, partiendo del contexto y el entorno en que se encuentran inmersas y que tienen por obligación transformar en beneficio de la sociedad que las mantiene.

 

Por último, es esencial decir que si se tiene la mejor información, podrán elaborarse mejores leyes, mejores programas y podrá conseguirse la calidad necesaria para los servicios que las organizaciones gubernamentales ofrecen y, en el mediano plazo, podrán darse pasos importantes en la confianza que las organizaciones requieren de la población en pro de garantizar su existencia misma dentro del aparato burocrático.

 


4.     BIBLIOGRAFÍA

 

 

 

·         http://www.usac.edu.mx/Antologias/delitos.pdf

 

·         Orden jurídico poblano- CÓDIGO DE DEFENSA SOCIAL PARA EL ESTADO DE PUEBLA

 

·         http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/espanol/sistemas/pryCMD/codigos/cp21.pdf